It´s a free world

Los niños que crecimos en la España de la pre-transición democrática, fuimos alimentados por muchos tipos de moralinas, unas pseudo-liberales, otras horrorosamente conservadoras, que servían de espejo a cada una de nuestras acciones diarias, historias que de algún modo tenían como objetivo encauzar voluntades mediante el temor, también someterlas, generalmente para la social-militancia no precisamente pagana. Más tarde sobrevino otro tipo de discurso, si cabe mucho más sibilino, que no venía de cara, que se mostraba disfrazado de progresismo racional, discurso que invitaba a que la participación social consistiera en votar y pagar tus impuestos. Y así, la panacea de las libertades colectivas de “Habla pueblo, habla”, con Jarcha o María Ostiz como telón de fondo, dieron como resultado a medio plazo el bipartidismo imperfecto del que disfrutamos en la actualidad, cuyo juego pre-orgásmico se llama “campaña electoral”, y del que pronto este país, 9 de marzo para ser exactos, logrará hallar el punto “G”. A la sazón de estos acontecimientos, otros se avecinaron a comer del pastel de las mentes inquietas. Unos por puro esnobismo, aunque también los hubo altruistas; otros, simple negocio. Nos podemos llegar a sentir bien trabajando Gratis como voluntarios en ciertas tareas, apadrinamos niños de países pobres, asistimos esporádicamente a alguna manifestación más o menos festiva en pro de algo que nos parece importante, reciclamos y separamos selectivamente basuras para beneficio del planeta, y un largo etcétera de diversos productos para la limpieza de nuestras conciencias.. y votamos cada cuatro años, claro está.
También los hay que escriben y Venden libros o documentales proselitizantes, se embolsan desmesuradas cifras por bienavenidas conferencias y reciben por ello premios Nobel. En todo este panorama, el cine juega en ocasiones su papelito. Quizá por ello hay directores que abusan del discurso encorsetado del sistema creador de sus propios verdugos, naturalmente al margen de la voluntad de éstos, mostrándonos un mundo con una claro y creciente raquitismo de su conciencia social y marcada contingencia ética. Un discuro presuntamente prolífico, que en verdad sólo logra restregar por nuestras conciencias la realidad que muestra, ya que adolece de elementos que pudieran ser considerados desestabilizadores de ese sistema que pretendidamente denuncia. Vamos, una especie de pepito grillo de esa izquierda fosilizada, un “mea culpa” de todos y por tanto de nadie, que lejos de despertar inquietudes las sume necesariamente en el letargo, hasta tiempos mejores. Ahora me estoy acordando de aquella canción de Lluís Llach que decia “No es aixó, companys, no es aixó..” (no es eso, compañeros, no es eso). Tal vez porque soy de esas que aún cree que las cosas algún día van a cambiar, que el juego de desconcienciación en el que entró esa presunta izquierda social-reformista a fin de integrar a casi todos en las reglas de ciudadanía caerá como un telón en un teatro mostrando su verdadera cara y esta vez sí, veremos a cada uno en su sitio, y seguramente Papá Loach no esté en el mismo que yo. O a lo mejor eso es ser demasiasdo idealista, puro romanticismo, vamos.. personalmente espero que no.
Además de lo dicho, la protagonista es desagradable y uterina en exceso, la historia poco posible, y el thriller como tal, bastante obviable.
Anuncios

5 thoughts on “It´s a free world

  1. mon dieu, babel! como lo hayas escrito de corrido soy tu fan incondicional! je je. bueno, veo que hay mucho que barrer o mucho que ya está debajo del felpudo… Lo que me sorprende es que ken Loach se beneficie o forme parte de esa banda politizada. simpre pensé que era un tipo nada ambicioso, consecuente, que no prentende agradar al espectador y que poco a poco ha sido reocnido, que ni en Inglaterra si quiera le aprecian en demasia… le tengo demasiada estima? En esta peli el guionista es un exabogado especializado en derechos humanos! sí que es verdad que a veces las cosas se invierten y lo que era buenas intenciones una vez se elogia se convierte en poder y éste se puede usar en exceso o con demaogia. En fin la película la menos es una buena reflexión de lo babel que es Londres, qué te parece? tiene algo de real? porque para mí ése es el reclamo, ya que anteriormente loach ha retratado otras ciudades de 2ªlínea, signiicativas del auge industrial y creo que lo ha hecho bien. No merece entonces la pena verla? saludoooooooooos

    Me gusta

  2. tienes razón. de todas maneras, hay muy pocos cineastas que no hagan westerns (buenos vs. malos)yo creo que sólo uno no lo hace que escapa de toda moralina: Michael Haneke, por eso me gusta tanto, es un auténtico cineasta contemporáneo. expone conflictos sutiles y sin embargo peligrosos y lo hace gracias a un entramado que no juzga por clases sociales sino que las repasa/retrata a todas y en ese abanico se generan los conflictos.
    Para mí Ken loach va por el camino de que tiene ya una responsabilidad y debería apartarse de los clichés. Ahora todo está ya tan disuelto y difícil de identificar…; él mismo como persona y cineasta habrá evolucionado. saluodos!!!

    Me gusta

  3. Saludos Babel,
    he estado buscando dónde dejarte un comentario-saludo y decir algo sobre el post, y me he decidido por éste.
    Tengo esta película en divX desde hace tiempo pero me da una gran pereza verla, entre otras razones por algunas de las cosas que comentas en tu post. Así que, pese a que soy español, no opinaré de algo que no he visto 🙂
    Me da un poco de pena, porque Ken Loach tiene algunas películas que me gustan mucho (My name is Joe, Land and Freedom, o incluso Sweet Sixteen). Yo todavía espero algo de él, aunque últimamente me defraude un poco porque me cuente cosas que ya sé, y bàsicamente porque me aburro. Yo espero de sus películas que por lo menos me entretengan, y luego si me hacen pensar o si denuncia algo, pues muy bien.
    Pero eso de “cine necesario” me hace mucha gracia. Sí, por supuesto que las películas de denuncia o crítica social son necesarias, pero tienen que ser buenas películas, si no, me ofrezco yo mismo para escribir y dirigir la próxima peli de denuncia que se vaya a hacer.
    Un director necesario, para mí, es Robert Guédiguian. Y como sé que te gustan los cómics, te pregunto si conoces a Manu Larcelet y sus combates ordinarios.

    Saludos desde “Andasulía” 🙂

    Me gusta

  4. De Guédiguian sólo ha visto dos películas; una hace muchos años, Mario y Janette que no está mal, porque hace un retrato del día a día de la gente de la calle bastante realista sin restarle sensibilidad y con un toque irónico importante. Sin embargo, unos años más tarde, “Mi padre es ingeniero” no me gustó, me pareció lentísima y demasiado tópica, una buena idea no muy bien llevada, la verdad. Algo parecido a lo que me sucede con Loach, con el tiempo me cansa su discurso. Pero si te gusta Guédiguian probablemente te guste esta de Loach, tienen un discurso parecido. Lo que sucede es que a mí ya me quema este tipo de cine tan encorsetado en su pretendido mensaje. Necesario? Pues qué quieres que te diga, se puede adoptar un punto de vista vanguardista de muchos otros modos, sin ser tan panfletario. Me gusta el cine independiente, pero eso no quita que últimamente algunos directores (Loach, Aronofsky, Lynch, Cronenberg, La Coixet y, si me apuras hasta Menzel) utilicen su prestigio entre cierto sector para hacer películas torpes, lentas, con guiones pobres y que no dicen nada artísticamente, pero que la crítica vanagloria sólo por venir de quien vienen. Y lo que no se puede hacer es tomar el pelo al espectador, sin ofrecer nada, en nombre del pretendido mensaje. Pero oye, son opiniones, cuando veas la de Loach, ya me dices…

    De Larcelet creo que no he leído nada, tomo buena nota.
    Saludos!

    Me gusta

  5. Rectifico para decir que es Manu Larcenet, lo puse mal antes.
    Y tienes razón en lo de encorsetado. Vas al cine y ves venir la película de lejos. Yo creo que es importante el estimular la conciencia social, pero también hay que divertir, emocionar, entretener, sorprender.
    Sin embargo, “Mi padre es ingeniero” sí me gustó, aunque es verdad que a veces era demasiado lenta y extraña. Tendría que volver a verla para darte una mejor opinión, pero recuerdo que cuando la vi en el cine hace unos años me gustó bastante. A ver si la reviso pronto y te cuento.

    Saludos, y también se me olvidó decirte antes que aunque participe poco, sigo tu blog siempre que puedo e intento ver algunas de las películas de las que hablas, por lo que, egoístamente, te animo a seguir con el buen trabajo!!

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s