Antes que el diablo sepa que has muerto

A sus 83 años, Sidney Lumet es un consagrado director que lleva a sus espaldas 46 películas. Hablar de Lumet es traer a la memoria títulos como Doce hombres sin piedad, Veredicto final, Sérpico, Tarde de perros, El príncipe de la ciudad, etc. La última, Antes que el diablo sepa que has muerto, se estrena con un excepcional reparto a cuya cabeza se sitúa Philip Seymour Hoffman, acompañándole Ethan Hawke, Albert Finney y Marisa Tomei. Lumet continua dando guerra, esta vez con un drama criminal; sobrecogedor retrato familiar en el que dos hermanos con problemas financieros y también emocionales planean atracar la joyería que sus padres poseen en Nueva York (cría cuervos!): éstos cobrarán el seguro, y ellos se repartirán el botín. Nada de pistolas, nada de violencia, nada de problemas sobrevenidos… pero, por diversas circunstancias, las cosas no resultan según lo planeado y la familia se verá envuelta en una vorágine de trágicos y fatales sucesos.

Los cuatro personajes principales, sin excepción, interpretan magistralmente su papel. Sin embargo, Hoffman destaca entre lo destacable, ya que se come la pantalla y deja en segundo plano cualquier otra interpretación que coincida con él en escena. El papel le viene como anillo al dedo y, sin duda, sabe aprovecharlo suficientemente. Otra muy buena actuación es la del padre (Albert Finney), que pasa de la inicial resignación por los inesperados acontecimientos, a la meditada y fria venganza hacia el final de la película, y lo hace de modo absolutamente creíble, a pesar que su papel es mucho más escueto y no tiene demasiados diálogos con los que lucirse; pero logra, a base de lenguaje no verbal, otorgar el dramatismo que requiere el guión hasta emocionar.

Ejemplar dirección de actores, soberbia construcción de todos y cada uno de los personajes y una trama que se desarrolla como una sucesión de flasbacks en la que la historia avanza y retrocede en el tiempo, ofreciendo piezas de un puzle que va hilando con originales vueltas de tuerca, situaciones extremas, suspense y medidos juegos de espacio-tiempo que harán seguramente recordar esta película entre las mejores de Lumet.

Hay un aspecto que me parece interesantísimo del film: la puesta en escena y los enfoques de cámara con los que se recrea y nos deleita Lumet, y que se pueden observar en otras de sus películas además de en esta. Los mismos actores y el mismo guión conseguirían un efecto distinto, incluso podrían cambiar de significado con otros planos secuenciales, seguro. Los flasbacks reproducen en ocasiones las mismas escenas desde distintas perspectivas, no sólo temporales, también espaciales (hay escenas tomadas desde tres y hasta cuatro ángulos). Para el tratamiento de otros personajes o situaciones convenientemente elegidos, utiliza simplemente un determinado enfoque e iluminación, al tiempo que se ayuda de la música para completar el efecto. El personaje del padre es una muestra clara de uso (abusivo!) de este tipo de técnica: En realidad su expresión, de intenso dolor o de crudo deseo de venganza, no varía demasiado; sin embargo la sensación para el espectador es bien distinta y, como si de una ilusión óptica se tratase, nos parecerá que llora o rabia a merced, en muchas ocasiones, sólo de la cámara. Se podría afirmar que Lumet hace uso de determinados elementos del cine actual para, una vez aplicada su técnica, dar un buen repaso a más de un director del género. En definitiva, película altamente recomendable, que engancha fácilmente a la butaca a pesar de sus dos horas de duración, y que con mucha probabilidad quedará en la memoria del cine como, sin ser la mejor, sí de entre los films memorables del octogenario director. Sin desperdicio.

Anuncios

16 thoughts on “Antes que el diablo sepa que has muerto

  1. hola, me gusta el resumen “problemas financieros y emocionales” porque sobre los dos se construye sin duda la trama, ésa es para mi su mayor originalidad. Tengo que reconocer que no hablia caído… claro! Lumet, el de “12 hobres sin piedad” palabras mayores. Me quito el sombrero por lo bien que se recicla este hombre ya entrado en años, no rectifico pero suavizo lo duro de mis críticas en otros blogs de conocido común, jeje.
    Respecto a lo que dices, es interesante las diferentes lecturas de una msima expresión según el punto de vista/contexto, pero tuve la sensación de que no se conseguía, de que era innecesrio. (lo mismo tal vez que me pasó en “La soledad”, que no es que me recuerde) . besos

    Me gusta

  2. Al tal Hofman no le conozco o no me acuerdo, pero ire a verla csi seguro el sabado, S. Lumet son palabras mayores. La ultima que hizo no tuvo exito esperado a lo mejor porque trabajaba Vin Diesel, yo tambien la vi y no estaba nada mal. Ya te cuento en cuantito la vea, besos.

    Me gusta

  3. Está claro que tenemos gustos afines: los saltos en el tiempo y los cambios de punto de vista nos pierden… En cuanto al estilo yo lo que veo es la simplicidad, narración totalmente funcional, sin molestar ni estorbar lo realmente importante (los personajes), totalmente televisivo….

    Nos leemos!!!!

    Me gusta

  4. Pese a haber escuchado comentarios positivos acerca de esta cinta, debido a que también he escuchado que su desarrollo es algo lento no la he visto aún.
    Creo que deberé darle una oportunidad.

    Buena reseña
    Saludos.

    Me gusta

  5. Lapor, yo me imagino a Lumet rodando las escenas con varias cámaras, incluso cada una con distintos objetivos, para después seleccionar la que interesa según la cercanía, implicación o énfasis que pretenda dar al personaje en la escena. Consigue centrar la atención, resaltar lo que quiere y aumentar el suspense sin añadir demasiados artificios. Decir, además, que pocos directores usan la luz como este señor!. besos!!

    Carles, seguro que lo conoces, es el de Capote, The Savages y tembién salió en Misión imposible (no recuerdo si la 2 ó la 3) o la guerra de Charlie Wilson. Por el papel de Capote se llevo el Oscar.

    Sesión discontinua, pues sí, coincidimos a menudo. También me encantan esos giros, pero siempre que estén al servicio de lo que se quiere decir. La técnica por sí misma no me parece muy meritoria, y prefiero ver los resultados de su aplicación en el contexto del guión, sobre todo si son buenos, como en este caso. Pero difiero en que sean simples, lo que creo es que están muy bien hechos. Saludos! 😉

    Fantomas, no es lenta, para nada!. No sé quien dijo eso, pero debe confundirse de película. Gracias por el comentario, saludos!

    Me gusta

  6. De lo mejorcito que he visto últimamente, tiene incluso algún toque de humor negro inesperado, unas interpretaciones soberbias y una historia q te corta la respiración. Enhorabuena maestro!.

    Me gusta

  7. Kasker, Carles, veo que coincidimos en el caso de esta película. Yo creo que va a ser de esas de las que se hable dentro de unos años.. al tiempo.

    Samsan, muchas gracias.

    Psicodelia, ja ja.. y sólo tienes en cuenta el cine que ya está producido. ¿Qué ocurre con el venidero, eh?. Vamos, que no nos va a lacanzar a nadie, ja ja. Un saludo 😉

    Me gusta

  8. Hoy por fin la he visto. He salido de la sala con muy buen sabor de boca y con la convicción demoledora y rotunda del pedazo de actor que es Seymour (sigo defendiendo su candidatura al Oscar por La guerra de Charlie Wilson en lugar de Bardem). A mí Hawke me sigue pareciendo un empanao… No sé… Desde Gattaca, creo que no ha interpretado medianamente bien ningún personaje (podría salvarse Antes del amanecer). En cuanto al resto de actores, perfectos.

    El montaje es maravilloso. Lumet siempre ha sabido coquetear (consiguiendo buenos resultados) con las imágenes desde distintos puntos de vista y con los nexos entre flashbacks y presente. Este tipo de montajes supone un trabajo minucioso y en esta película está muy, muy, muy bien hecho.

    La trama me ha recordado, constantemente, a una novela de Dostoievski.

    Pero sigo defendiendo Network como su mejor trabajoooo! xD… Esto ya son gustos personales. Ejem.

    Me gusta

  9. Lo que dices de Dostoievski es curioso, porque he leído en más de un sitio la comparación de esta película con “Crimen y castigo”, por el móvil del crimen y la megalomanía del protagonista, supongo. Sin embargo, yo le veo más guiños (puestos a referirnos a las presuntas influencias del ruso) a “Los hermanos Karamazov”; no ya sólo por el parricidio, aunque en la película es fortuito y en la obra intencionado, sino en la vacuidad vital de unos los personajes siempre a la deriva, el trío amoroso, los niveles de complicidad que comparten los hermanos, la idolatría del menor, el móvil económico como encubrimiento de la conciencia y la culpa… o incluso la relación del padre con el pasante de joyas como personaje secundario pero resolutorio en la trama, al igual que en la novela. Guiños, pero sólo eso, porque el guionista aborda el film más como una tragedia Shakesperiana que como estudio de posicionamientos ante un conflicto moral.
    Pero este tema sería muy largo… Y en mi opinión, existen más referencias para la construcción de este film en su cine que en la literatura.
    Un saludo 😉

    Me gusta

  10. Pues es curioso que el guionista se base en Shakespeare cuando constantemente en la película hay conflictos morales más que existenciales (que éstos sí estarían más encaminados a una influencia “sekspiriana”, ¿no?). Dostoievski retrató en todas sus novelas conflictos sociales, en lo más profundo y básico del ser humano, tomando ideas y/o argumentos en noticias que leía en los periódicos, metiendo el dedo siempre en lo hondo del rol social que desempeñamos y el que ocultamos pero realmente deseamos adoptar.

    A mí me recordó a este escritor porque creo que se ve perfectamente en casi todos los personajes esa actitud más que una postura existencialista.

    Me gusta

  11. Olvidé mencionar que, al escribir mi último comentario, también pensé que la película me había recordado, de algún modo, a la literatura de Paul Auster y los caprichos del destino.

    Por cierto, Babel… ¿Viste la última peli dirigida y escrita por Auster?

    Me gusta

  12. Hombre, el planteamiento y la resolución de la tragedia sí es muy a lo Shakespeare. No creo que Lumet trate de plantear conflictos morales aquí ni que esta película tenga un trasfondo de este tipo, en serio. Tampoco veo reflejo de conflicto social alguno. Vamos, que problemas económicos tiene casi todo hijo de vecino, pero la gente no va planeando asaltar joyerías o cometiendo parricidios. La gente normal, al menos.
    Y los protagonistas, además, no tienen problemas morales demasiado importantes, salvo no ser descubiertos.. El desnivel lo tienen, si acaso, con su el estado de salud de la de encima de sus hombros, je je

    La de paul Auster no, no la he visto.
    Un saludo

    Me gusta

  13. SPOILER Sí.. Bueno.. Y el hecho de matar o no a tu hijo, después de unas circunstancias de fuerza mayor, quizá suponga un poquitín de conflicto moral.. “¿Qué hago? ¿Mato a mi hijo porque ha matado a mi mujer en circunstancias casuales y no causales? Si hago el bien me jode. Si hago el mal me quedo trankilo porque he hecho justicia… Justicia moral… Joder.. ¿Qué hago?¿Me quedo con el bien o con el mal?”.. O plantearte matar a tu hermano al saber que se folla a tu mujer sin que te enteres, quizá, también, implique un pokitín de conflicto moral… O intentar sobornar a un tío que sabes que ha dejado huérfano a tu sobrino.. O plantearte si pagar o no a este tío porque lo mismo te está puteando de por vida… El bien.. El mal… Y todo a raíz de actos ajenos a la libertad individual.

    No sé.. Quizá, sólo quizá, sí que haya un ápice de conflicto moral…. ¿No?

    Existencialismo, lo que se dice existencialismo, en plan “yo he decidido matar a mi madre libremente” o “he decidido meterme caballo hasta las trancas para olvidarme de todo”, creo que hay bastante menos que conflictos morales, ya que el simlpe hecho de que surja todo a raíz de coincidencias inoportunas en el destino, supone un desentimiento total al planteamiento del significado o esencia de la vida de cada uno de los personajes. Están atados, desde antes del atraco, a una serie de circunstancias totalmente ajenas al propio hecho del raciocinio más visceral y de la libertad más individual. Deja de lado, totalmente, a la libertad del ser humano y se desvincula de las acciones y decisiones tomadas de forma sensata y consciente. Los personajes se ven sumidos en un juego de marionetas en el que lo único que les queda es plantearse si llevar a cabo una decisión u otra (después de una serie de acontecimientos ajenos a la voluntad propia del individuo) que pueda suponer ir peor o ir terriblemente peor (pero ellos no eligen ir peor o terriblemente peor, deben elegir eso a raíz de actos no deseados). Poca libertad veo en las acciones de los personajes, enfrentados a elecciones que no quieren ni en pintura. “Meursault mató porque hacía calor. No fue un asesinato absurdo. Ni casual. Juas.” SPOILER

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s