Escondidos en Brujas (Martin McDonagh, 2008)

Martin McDonagh, director y guionista de esta película, cuyo estreno es inminente en España, es un hombre del teatro, como escritor y como director. En el terreno cinematográfico sólo ha trabajado en dos ocasiones: un cortometraje, Six Shoter, por el que se llevó un Oscar en 2005 y ésta, su primera incursión en el mundo del largometraje. Quizá por ello su film, aunque está lejos de ser una obra teatral llevada a la pantalla, tiende más a ganar la atención del espectador mostrando los sentimientos más primarios de los protagonistas que a dibujar un relato a base de sumar información para llevar al público a sus conclusiones. In Bruges (título original) es un film de violento, crudo y trágico en el que, desde las primeras escenas, en las que la cámara retrata muy de cerca las expresiones de los protagonistas con maravillosas tomas de la ciudad de Brujas como telón de fondo, se nota que no es una película más de las que engordan las listas de la cartelera. Colin Farrell y Brendan Gleeson interpretan a dos sicarios irlandeses, afincados en Londres, que acaban de aterrizar en Brujas. Su jefe (Ralph Fiennes) les ha ordenado esconderse en la ciudad y esperar órdenes tras un “trabajito” que ha salido mal. Ambos poseen caracteres muy opuestos,  por lo que no afrontarán del mismo modo la espera, conduciendo a la pareja de delincuentes a vivir una extraña y surrealista aventura en la que el director introduce tanto elementos de thriller como de comedia negrísima, otras veces de drama con algún toque romántico, para concluir con un final al más puro estilo del género negro, código de honor incluido.
Podría decir que los actores (todos) están impecables en sus papeles, que la dirección es brillante, que la trama se funde en perfecta simbiosis con el paisaje de Brujas, que el dibujo de los personajes es minucioso y no deja nada al azar, logrando que las situaciones más absurdas resulten enteramente verosímiles, que la fotografía es majestuosa, que la narración está fantásticamente llevada para ir descubriendo poco a poco cuál es la verdad de cada personaje y que logra entretener e interesar al espectador (a pesar de su pulso relativamente lento) sin necesidad de recurrir a elementos superfluos ajenos a lo que está contando… Todas estas afirmaciones serían ciertas porque , sin duda, Martin McDonagh se revela en este film como un cineasta muy a tener en cuenta, y su película, seguramente como una de las mejores del cine europeo reciente y del género; una película que puede hablarle de tú a tú a las mejores de Tarantino de quien, por otra parte, deja entrever su influencia.
Pero si hay algún elemento que creo que destaca por encima de todos los mencionados (y no quiero con esto menospreciar ninguno de ellos) es la calidad en la construcción del guión. Y, por supuesto, los diálogos. La trama entera, hasta casi el final, en el que aparece el personaje de Harry (el jefe, excelente actuación a pesar de su brevedad de Farrell) se sustenta en los diálogos entre los dos asesinos. Dentro de ellos se desarrolla toda la narrativa del film, cada una de las escenas y su desenlace. Unos, deliberadamente planeados para provocar los momentos de tensión o los giros narrativos. Otros, preparan el terreno para el conflicto, a pesar de que en un principio puedan parecer divertidos o triviales. Pero aquí ninguna palabra es banal, todas resultan necesarias y son utilizadas con la suficiente maestría para que tengan, además, una buena dosis de humor sin ni siquiera pretender la risa. Solos, los actores y sus conversaciones, sustentan casi todo el film.
En una película corriente, la mayoría hubiesen sido sustituidos por la acción y los efectos especiales. Porque lo cierto es que, en la mayoría de películas, los diálogos están dedicados casi por entero a enfatizar el argumento. Aquí, sin embargo, las palabras aparentemente irrelevantes establecen la personalidad del personaje, son en sí mismas suficientes, van desenvolviendo como un regalo poco a poco la película sin resultar evidentes, están siempre interrelacionados con el lugar donde pretende llegar el director y logran combinar con eficacia la belleza de su prosa con momentos de malintencionada imaginación. La mayoría de directores, sin este talento narrativo, necesitaría recurrir a planos violentos, a la sangre y a efectos añadidos para construir un film de estas características, porque sus conversaciones son pobres y son aburridas. En In Bruges los personajes casi siempre están hablando y casi siempre dicen cosas interesantes, ingeniosas, temibles o divertidas. Casi se podría decir que la película funcionaría del mismo modo tan sólo escuchándola. Id a verla y, después, imaginad tener que escuchar “El incidente”, “El increíble Hulk” o a Stallone en “John Rambo”…

Anuncios

6 thoughts on “Escondidos en Brujas (Martin McDonagh, 2008)

  1. Me sorprende que ya puedas hablarnos de esta película cuando ni siquiera se ha estrenado. Tú debes de tener muy buenos contactos. Yo siento curiosidad aparte de por el reparto, por el entorno en el que se desarrolla, esa ciudad- museo que es Brujas, tan bella como fría. Creo que al papel breve te referías al de Ralph Fiennes que tarda más de media película en aparecer porque tengo entendido que Colin es protagonista, no?.

    Un saludo.

    Me gusta

  2. Hola Kasker. Como dices, Colin Farrell y B Gleeson son los protagonistas: Fiennes, el jefe, aparece sólo hacia el final. Los dos matones se comunican con él durante todo el film sólo por teléfono o mensajes. A pesar de eso hace un buen papel.
    La película esta disponible (desde junio) en Dvd en los países anglosajones, y se puede conseguir en VO en internet, por eso la he visto. Hay subtítulos, que ayudan. No la he visto aún en español, pero sí el trailer del avance del estreno, y me resultó muy rara la voz doblada de Gleeson, que ni se parece, igual que ocurre con los secundarios. Con Colin Farrell tampoco se han esmerado, intentando darle un tono más duro. Farrell es irlandés, y tiene un acento peculiar que no puede apreciarse con la voz doblada. Una pena. Además, el trailer da una impresión con fines comerciales que no se corresponde, porque el ritmo real de la cinta es más bien lento y se centra en los sentimientos de culpa y venganza de los protagonistas. Tanto la chica como el enano son personajes secundarios, y las escenas de acción sólo se dan al final.
    Un saludo!

    Me gusta

  3. Excelente crítica para una excelente película.

    Estoy de acuerdo contigo en que en español debe perder mucho. Farrel tiene un acento tan “luvly”.
    Menos mal que està internet, porque si tenemos que esperar a verla en VO nos pueden dar las uvas…

    Me gusta

  4. Me gusta el slogan de esta cinta “dispara primero. Luego, haz turismo”, además de la presencia de Colin Farrell y las fantásticas locaciones, la vi mediante HBO GO Streaming hace unos días al buscar películas por internet y quede muy agusto con el servicio y con la película.

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s