Aruitemo Aruitemo (Still Walking), de Hirokazu Koreeda (2008)

aruitemostillwalkingHirokazu Koreeda regresa (tras su último film “Nadie sabe”, que le colocó como indiscutible promesa del nuevo cine nipón) a los orígenes del cine clásico japonés para mostrar todo lo que divide y al tiempo une a una familia, para obligar a mirarse al espejo a esa sociedad que convive con tradición y modernidad al unísono tratando de hacerlas compatibles. En un marco de 24 horas, un cálido día de verano, la familia se reúne, la tradición, los paisajes campestres, el paso del tiempo, con sus inevitables cambios sobrevenidos, provocan esa sensación de paraíso tradicional perdido por las nuevas condiciones de vida que logra causar una extraña y contradictoria mezcla entre planes de futuro, dudas del presente y evocación nostálgica del pasado. En Aruitemo Aruitemo cobra especial importancia la casa, que asume un papel protagonista: es el lugar de reencuentro, ámbito donde se mantienen las raíces y la identidad de la familia, necesaria y determinante para consolidar su propia personalidad, pero también las divergencias de intereses que exige un mundo dominado por las prisas y la competencia, narrado con un aire de cotidianeidad que recuerda a algunas producciones del cine europeo, a Bergman en la complejidad de sus personajes y el uso de la cámara, o a los aspectos más contemplativos de la narrativa de Téchiné. Todo subrayado por esa particular elegancia, serenidad y estilización de la que hace casi siempre gala el cine asiático, y que Koreeda maneja con batuta de maestro, mostrándonos escenas cargadas de ternura, de desdicha, de silencios o de diálogos viperinos en los que aparentemente sólo se habla de comida. vlcsnap-16036362Con todos estos ingredientes construye una obra sencilla, amena y llena de ritmo, sin dramatismos excedidos, pero preñada de matices, que pretende una reflexión sobre la incomprensión e incomunicación de esas personas que, a pesar de estar unidas por los vínculos familiares comparten vidas distantes, no sólo en cuanto al lugar, sino por intereses que cada uno persigue.

La película también posee un guión equilibrado (se encarga de él el mismo director, también del montaje), que no por sencillo deja de estar sorprendentemente estructurado, para narrar el proceso de dispersión de la familia observado a través de tres generaciones: los abuelos que viven en un medio rural, en la casa familiar donde confluyen todos una vez al año a fin de celebrar el aniversario de la muerte del primogénito, los dos hermanos, preocupados uno de ellos por ser aceptado por el padre, el otro por su situación económica y la conservación de la casa (donde pretende trasladarse con toda su familia), y los nietos, dedicados a vivir vitalistamente el presente pero en los que todavía se deposita la confianza para el mantenimiento de las tradiciones ancestrales. Un drama familiar, sin violencia, en el que hay pocas escenas donde los personajes muestren claramente sus emociones, porque algunas de las más importantes se sobreentienden o se comprenden en el trasfondo de una conversación banal en la cocina. vlcsnap-16042730Sin embargo, esas emociones que fluyen son fuertes y profundas, y tratan de las cosas que en definitiva siempre nos importan a todos: los padres y los hijos, la vida vivida y la soledad, la enfermedad y la muerte, la lucha por ser aceptado y la capacidad de cambio del ser humano. Lo hace, además, sin moralina alguna, dramatismos excedidos o alardes de sabiduría humanista, pero con esa sutil inteligencia característica del cine oriental (rececuerda aquí al gran maestro Ozu) que logra reflejar sin hacer uso de lo evidente el ritmo natural de la vida cotidiana. Este mismo material podría ser explicado de maneras muy distintas; podría ser un melodrama televisivo, un drama trascendental al uso con figuras de primera línea, o incluso una tragedia. Kore-eda muestra su mirada sobre los hechos cotidianos, y obtenemos, por encima de todo, una visión perfecta de la existencia de cada uno de los personajes aunque en realidad sólo nos hable de las 24 horas de un día de verano, en el que el calor y la tranquilidad de un pueblecito cercano al mar crea una especie de distraída suspensión de lo corriente en cualquier día de sus vidas. Y me gusta cada vez más esa narrativa que rehúye de la trascendencia, que parece sencilla aunque precisamente si algo no le falta es estar suficientemente elaborada y que, recreando lo cotidiano, mira siempre a las cosas más cercanas. No esperen espectáculo de vodevil, ni tramas enrevesadas con trasfondo moralizante u otras pantomimas. Aruitemo Aruitemo sobrecoge tan sólo con su poesía y su delicada y fascinante lírica de lo cotidiano. Puro cine.

Anuncios

14 thoughts on “Aruitemo Aruitemo (Still Walking), de Hirokazu Koreeda (2008)

  1. Tiene pinta de ser muy interesante, el cine oriental tiene algo especial, desde que lo descubrí me parece fascinante. Tendré en cuenta esta película.

    Un saludo!

    Me gusta

  2. Siiiii! Estamos en sintonía. De lo mejor que he visto en los últimos tiempos.
    Quedé especialmente impactado con el personaje del padre, su constante deambular y su relación que tiene con su vecina.
    Lo que ella le dice, eso de que quiere que el esté a su lado cuando a ella le llegue el momento de morir, es la máxima declaración de amor que he oído jamás.
    Grande Babel! Fuerte abrazo.

    Me gusta

  3. Hace un tiempo que estoy algo alejado del cine oriental, pero me ha dado cierta curiosidad esta cinta. Haré lo posible por verla.

    Muchos saludos!

    Me gusta

  4. La vi pocos días despúes de “Un cuento de Navidad” (tambien muy buena película). No tienen nada que ver, siquiera argumentalmente, a pesar de que ambas tratan el tema familiar y utilizan algunos recursos narrativos comunes, pero no hay pie a la comparación entre ellas. Aún así, he de decir que Aruitemo me gustó bastante más, siendo mucho menos compleja argumentalmente que la francesa.

    Saludos, a todos, y gracias por vuestros comentarios 😉

    Me gusta

  5. El cine Oriental siempre sorprende y nos transforma. Si bien no he podido ver esta cinta haré lo imposible por verla. Es cierto que el cine oriental está creciendo mucho pero aun es difícil acceder fácilmente a él. Un saludo enorme, excelentísmo el post.

    Me gusta

  6. Me gustan mucho las peliculas que ahondan en los personajes, que estos estan bien delineados principalmente psicologicamente. Y que son profundas sin serlo. Con esas simples cosas cotidianas que “denominan” mucho.
    Intentaré conseguir esta peli!!!!!!!!!

    Me gusta

  7. Estupenda reseña. Había oído hablar algo acerca de esta película, se confirma que no debo dejarla escapar, voy a ver si la consigo, pero ya!! jejejeje!!
    Saludos!

    Me gusta

  8. Felicidades, por fin encuentro una página de cine del estilo que me gusta! Muy interesante, que contenta estoy. Te he linkado en mi blog. Endavant!

    Me gusta

  9. Pabela, ahí estamos, educándonos en un cine bastante desconocido por aquí. Internet es impagable para tenerlo a mano…

    Licantropunk, lo que voy viendo. Tengo buenos recomendadores (si no fuera por ellos…)

    Dialoguista, Guillermo, no es dificil de conseguir, hay mucha gente compartiéndola. Y está previsto su estreno, aunque sin fecha todavía.

    Gemma, muchas gracias. En breve, visito tu sitio!

    Saludos a todos 😉

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s