Génova, de Michael Winterbottom

genovaUna de las cosas que estoy decidida a hacer es conseguir la filmografía completa de Winterbottom. Sólo he visto de este director “In this World” (gracias, Jorge, por la recomendación) y “Génova”, que acabo de verla. Llego tarde pues, al que parece es un cineasta consagrado; “In this world” es una pelicula extraordinaria, con una temática compleja que se prestaría complaciente al drama social fácil y maniqueo, pero de la que Winterbottom saca, casi de la nada, sentimientos delicados y hermosos transformándola en una obra reflexiva y de estética radical como pocas. Confieso que he asistido con cierto recelo a “Génova”, porque conocía su temática de antemano y probablemente porque esperaba bastante de ella, y tengo que decir que no me ha decepcionado en absoluto, aunque sea muy distinta a la anterior, mucho más intimista, menos radical en cuanto a temas sociales, pero en la que también se recurre a esas metáforas visuales de la desesperación en la que viven sus personajes  e igualmente hace gala de un manejo ejemplar de la cámara y del sonido que tan buenos resultados le dio en el anterior trabajo. “Génova” es el viaje a la ciudad italiana de lo que queda de una familia que accidentalmente ha perdido una pieza angular: la madre. Es la búsqueda de la reconciliación con el mundo de un hombre, también con él mismo, el remontar de tres personas que, de distinto modo, viven el drama de la pérdida. Toda ella es una concienzuda descripción psicológica de esos personajes que carece del esperado guión con trama y desenlace, porque “Génova” es como asomarnos a través de una pequeña ventana a la vida cotidiana de las personas, tal cual, sin demasiados artificios, enfatizada no tanto por los diálogos o construcciones del guión ausente como por los pequeños detalles que hay en sus gestos, en las miradas y en los silencios que intercambian de manera constante. “Genova” es algo así como un desgarrador grito de socorro, en el que la ciudad se convierte en terapia ante el hundimiento anímico de ese hombre para el que el mundo tal y como lo concebía hasta entonces desaparece: una mujer a la que ama, dos hijas que se pelean constantemente pero se quieren, un trabajo que le gusta, las vacaciones… la burbuja de la felicidad que le  proporcionaba bienestar y seguridad se desmorona de repente, estalla en mil pedazos, y el espectador es el invitado de piedra que asiste  a la tragedia, al cambio de rumbo en sus vidas cuando deciden reconstruir su futuro en otra ciudad, asomarse al nuevo entorno que les permita comenzar desde cero. Y cada uno lo hace a su manera: él, mediante su nuevo trabajo, su vieja amiga y sus recientes pupilos; la joven, con el despertar a la adolescencia y la niña llevando a cuestas el espectro recurrente de su madre desaparecida. Es la manera de capturar y retratar los sentimientos y  las actitudes, la culpa y el dolor tras la ausencia, sin necesidad de ser explícitos ni de recurrir al drama lacrimógeno de mal gusto, con una naturalidad y veracidad fuera de cualquier duda aunque la mayoría de veces se haga mediante los gestos o unas contadas miradas. El bellísimo paisaje de Génova, su casco antiguo, sus playas, su historia o su arte se funden con las vivencias en un muestrario alejado de cualquier prejuicio, abierto, para que observemos y extraigamos nuestras propias reflexiones, nunca exentas de tristeza y de, en alguna medida, frustraciones siempre llenas de esperanzas. Valientes o temerosos, íntegros o cobardes, conformistas o rebeldes, los personajes no son sino un puñado de seres humanos haciendo frente a lo que les toca vivir. Y sorprende, mucho, el acercamiento a esa humanidad exento de hilo argumental que nos conduzca a ninguna parte, sólo con su cámara en mano, su intuitiva estética y un soberbio montaje a modo de collage de esos pequeños retazos de vida aquí retratados. Para mí, una película enorme, pocas veces me he podido identificar con un contenido sin sentirme en alguna medida invadida o atropellada. A lo mejor, si la vuelvo a ver le encuentro hasta defectos, pero recién vista y en caliente, la palabra más acertada que me sale para calificarla es… impresionante.

Anuncios

12 thoughts on “Génova, de Michael Winterbottom

  1. Yo también estoy decidida a conseguir la filmografía de este director. Hace poco he comprado 9 songs, después de haber visto Code 46. Aunque por lo que he leído Code 46 no se acerca a sus obras maestras, a mí me llegó bastante y la historia me pareció muy original, bien trabajada y sobretodo bien pensada. Una tragedia griega futurística que no está lejos de ser real.

    Tendré en cuenta las otras dos películas que acabas de comentar.

    Me gusta

  2. ¿Ya has visto “Genova”? ¡Qué envidia! A ver si tengo pronto ocasión de verla.
    Soy un rendido admirador de Winterbottom. Recomiendo ciegamente cuatro películas de su filmografía: “Wonderland”, “24 hour party people”, “In this world” y “Tristram Shandy”. Todo lo demás que he visto de él me ha gustado pero estas se llevan la palma. Gran director.
    Saludos.

    Me gusta

  3. He leído de todo de esta peli. Unos la alaban o otros descargan tierra. Tu comentario da ganas de verla pero dudo si la impresión es personal o real de la película. Palabras bonitas y sinceras en temas tristes.Besos

    Me gusta

  4. Juniper, Licantropunk, gracias por vuestras recomendaciones… ahora ya no se por cual empezar: “tragedia griega futurista” suena bien, y “Wonderland” ya estoy en ello, me han hablado maravillas, a ver… Sobre “Génova”, la crítica no parece demasiado satisfecha, aunque por lo que leo gogleando, pasó lo mismo con algunas de sus anteriores. En mi opinión, es una gran película.

    Carles: todas las opiniones son siempre personales, faltaría. No hay más, no te lies.

    Saludos!

    Me gusta

  5. Yo no comparto el entusiasmo. Vi algunas pelis de su primer etapa social y me dio la impresión de un Ken Loach con menos fuerza. La sensación en general que me queda es de un tipo que filma muy muy bien pero que carece de ideas y de punch. Lanza una idea base muy buena, normalmente acompañada de una notable atmósfera, pero después no sabe muy bien qué hacer con eso. Sus pelis suelen empezar bien, pero también suelen desinflarse después de su segunda mitad.

    Ultimamente vi 9 songs, The road to Guantánamo y Code 46 y ninguna me entusiasmó. Claro que quizá ese es justamente su lado malo…

    Me gusta

  6. Faraway, pues agradezco tu punto de vista, aunque no puedo opinar porque sólo he visto dos. Espero sinceramente no encontrar algo parecido a un discurso como el que refieres porque, al margen del pretendido mensaje y el agrio realismo del señor Loach, si una cosa me gusta de Winterbotomm es su manejo del lenguaje cinematográfico con la cámara, la fuerza poética y expresiva que tienen sus composiciones y la competencia para transmitir sin necesidad de recursos lacerantes destinados a conciencias fosilizadas. Espero, ya te digo, que lo que vea tenga poco que ver con lo que apuntas…

    Saludos!

    Me gusta

  7. Yo soy un devoto de Mr. Winterbottom, he visto practicamente toda su obra en la que es dificil trazar una línea o establecer continuidades porque todos sabemos q sí de algo huye deliberadamente es de repetirse. Yo también, pese a unas críticas negativas q me habían desanimado, he disfrutado de “Génova”, un film sensible, maduro, técnicamente impecable y q me recuerda (salvando las distancias) a “Wonderland”, una de sus obras maestras, en esos largos paseos orquestados allí por Michael Nyman.
    Tampoco debes perderte “I want you”, “Besos de mariposa” y “24 hour party people”.

    Saludos.

    Me gusta

  8. Gracias Kasker, tomo buena nota de estas recomendaciones. Wonderland ya la tengo, ahora falta encontrar el momento para verla…

    Un saludo.

    Me gusta

  9. hola Babel!!! Winterbottom tiene una maravila de peli que es “Jude”,. cruda y bella, vela cuando puedas (espero no haber puesto en causa nuestro gustos compartidos con alguna que otra recomendación reciente, jeje). besos

    Me gusta

  10. De Winterbottom me gustaron: “Wonderland” y “Bienvenido a Sarajevo”, pero le tengo especial cariño a esa joya que se llama “El Perdón”. Tengo que hablar de ella algún día. “Génova” no la he visto todavía.
    Saludos!

    Me gusta

  11. Pues bienvenidas esas recomendaciones… de “El perdón” no tengo referencias, lo que sí tengo claro es que este señor hace un cine especial y muy diverso, a juzgar por lo leído.

    Lapor, tampoco pasaría nada, digo yo… vi Taxidermia (conseguí al fin esos subtítulos). Tiene puntazos muy muy buenos, pero quizá no tenía yo el estómago tan cerrado ese día como requerían determinadas escenas (sabes por donde voy, no?)… Salvando eso, que no es poco, está realmente bien. Eso sí, para verla con la de encima de los hombros muy despejada. Un saludo 😉

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s