Un tipo serio (A serious man), de Joel y Ethan Coen – 2009

Hace unas semanas terminaba el comentario en este blog sobre “Barton Fink” preguntándome si volverían algún día los Coen a hacer cine como antaño. Antes de nada, decir que he sido una incondicional de todo lo anterior a Clooney, Zeta-Jones y la infumable “Crueldad intolerable“, serio punto de inflexión en su carrera hasta la llegada de “No es país para viejos”, que logra retomar levemente el pulso de aquello que algún día nos ofrecieron. Hoy, que vengo de ver “Un tipo serio“, parece un buen momento para justificar el porqué de mi pregunta, aunque la respuesta se me antoja pesimista, pues decepción es la palabra que tal vez mejor define mi estado ánimo tras ver esta su última película. Es verdad, no vamos a negarlo nadie, que los Coen vienen abusando, también en algún film más o menos brillante, de recursos, planos y discursos repetitivos, en particular para con sus comedias; elementos muchos que ya hemos visto demasiadas veces, independientemente de que sean muy personales -pues ellos son los creadores-  y les supongan un valor seguro a la hora de vendernos la moto reportándose, además, las consabidas alabanzas. Al fin y al cabo, también definen ese modo característico de hacer cine que indudablemente lleva su firma. “Un tipo serio” no es una excepción; es más, diríase que es la confirmación de un discurso recurrente y quizás ya agotado bajo el manto de comedia original, personalísima y aparentemente distinta de todo lo anteriormente rodado. Se trata de poner a prueba la resistencia de un buen hombre, que vive una vida tranquila como profesor en el Medio Oeste y cuya existencia se convierte de la noche a la mañana en un caos: Su esposa le abandona poniéndole los cuernos con su mejor amigo, obligado a convivir con su hermano que es un tarado problemático, el hijo suspende y fuma marihuana, la hija hace pellas para cuidar su melena y le roba, y para colmo se ve envuelto en un chantaje que pone en peligro su carrera a cargo del clan familiar de un alumno asiático por negarse a regalarle el aprobado. Con este comienzo (obviaré la escena inicial para no hacer escarnio) y rebozada hasta el empacho de simbología y vocabulario religioso hebreo, más de una vez al alcance sólo de duchos en la materia, la película consiste en conducir al tipo serio de peregrinación pidiendo consejo hasta a tres rabinos, en busca de respuestas a aquello que todo hijo de vecino se ha preguntado alguna vez a lo largo de su vida y para lo que ningún predicador ha tenido nunca una sola respuesta concluyente. Todo empaquetado, eso sí, de su faceta más negra y punzante, cinismo grotesco y paradojas existenciales, una buena puesta en escena, una meritoria actuación del protagonista (Michael Stuhlbarg) y de algún secundario (los vecinos, que casi no abren la boca, y que están impagables) y una ambientación de finales de los 60 más o menos lograda, con alguna que otra licencia. Dice la crítica que es la película más personal de los Coen. Indudablemente, y lo es hasta tal punto que da la constante sensación de estar hecha para el disfrute propio y exclusivo de sus creadores, mofándose, sanísima práctica de reírse de los orígenes de uno mismo y los rigores impuestos por las propias tradiciones. Claro que, al espectador le queda el chiste sobre la desgracia ajena, presentado mediante personajes y situaciones infinitamente más cercanos a American Pie o alguna sandez de Mel Brooks que a cualquier comedia menor de Allen, y el discurso pretencioso en el que el nihilismo es impulsado a niveles casi frenéticos pero donde siquiera se pretende cuestionar los rasgos fundamentalistas de ciertas actitudes religiosas, que aquí  solo funcionan como mero escenario de una aparente y superficial brillantez.

Anuncios

13 thoughts on “Un tipo serio (A serious man), de Joel y Ethan Coen – 2009

  1. Ante todo, hola y gracias por pasar por mi blog. Espero verte por allí a menudo 😉
    Los Coen son una maravilla y su filmografía, salvo algún par de trabajos que supongo de carácter alimenticio, es altísimamente recomendable y un buen ejemplo de lo que es comedia inteligente y ácida. Esta aún no la he visto, pero estoy deseando hacerlo porque he leído tanto críticas muy positivas como muy negativas y quiero saber en qué parte me posiciono jejeje.
    Saludos y nos leemos.

    Me gusta

  2. Ayer mismo la fui a ver, y comparto tu decepción. eso sí, quitemos el IVA porque no todo es tan dramático como lo pintas: yo creo que estos señores, con la fama en el bolsillo, se permiten el lujo de hacer ahora el cine que les da la gana, y ahora les apetecía saldar cuentas con su infancia, con el ambiente en el que crecieron, echándole un poco de su humor negro (escaso más bien). En el cine se oían muchas carcajadas, pero yo creo que era porque la gente estaba deseando que los Coen masacraran a todo bicho viviente, pero no porque los Coen quieran jugar a “chicos malos”.

    “Un tipo serio”, como decían en Fotogramas, no pretende hacer amigos, ni nuevos fans, ni agradar a los que ya lo somos, es una película personal de unos directores que hasta ahora no habían escarbado en sus vidas para sacar algo de ficción. Y eso se ha notado.

    Si eres fan de los Coen: No vayas, es muy mala!!!!
    Si no eres fan de los Coen: No vayas, porque luego no querrás saber nada de ellos!!!

    Uf, casi escribo aquí todo lo que quiero poner en mi post!!!

    Besitos mil!!!

    Me gusta

  3. Me parece que a este pareja de hermanos les hace falta un buen descanso. En los últimos tiempos van a película por año (o dos) y puede ser bueno parar y refrescar la mente.
    Conque Woody Allen (que es un genio indiscutible) vaya a película por año ya tenemos cubierta la faceta de directores hiperactivos.
    Saludos.

    Me gusta

  4. Crowley, bienvenido y agradecida por la visita. Quedo pendiente de tu opinión, nos leemos!

    Sesión, coincidimos por lo que veo. Claro, hacen lo que les da la gana porque a estas alturas puede. Su firma ya sola vende. Pero además de la propia autocomplacencia esta, claro, que la tiene que ver el público. Y andan tirando un poco demasiado de la cuerda.
    Lo del IVA no sé a qué te refieres. Hoy he dormido poco… Mejor leo tu reseña cuando la publiques.

    Licantropunk, un buen descanso o ponerse las pilas, no en cantidad pero sí en calidad de lo ofrecido.

    Saludos a todos 😉

    Me gusta

  5. Permíteme que esta vez comente sin leer tu entrada, me explico, no me gusta leer nada sobre pelis de cartelera que tengo interés en ver, prefiero ir a verlas sin opiniones externas, eso sí, en cuanto la vea, me paso y te cuento.

    Saludos

    P.D: Supongo que este es un comentario extraño, pero quería dejar constancia de mi paso, y además dejar constancia de mi interés “a priori” por la peli 😉

    Me gusta

  6. Aver: yo la encontré muy divertida. Al pobre tipo le pasa todo y mas es muy ingeniosa y los actores son estrafalarios como sacados de una tira cómica. No se repite ningún gag y todos son ingeniosos ypoco vistos, me parece muy original y no entiendo que se espera de una comedia si no es reirse y comer palomitas, No hace falta buscarle profundidad ni ser tan sesudo, hombre!

    Me gusta

  7. BABEL, sabes que estoy muy de acuerdo contigo. Ya hice la crítica cuando se estrenó. A mí me pareció bastante pretenciosa y aburrida en general. Las comedias de los Coen no terminan de gustarme, salvo “El gran Lebowski”. Quizá el raro sea yo pero a ver si hay suerte y ojalá vuelvan al cine negro de sus inicios. Eso sería una alegría…

    Me gusta

  8. Alberto, pues sí, esta vez coincidimos bastante. Yo también prefiero su faceta menos cómica (aunque todas sus películas destilan humor negro), ya comenté que mi preferida es Fargo. Supongo que si optan por este tipo de línea será que les reporta más satisfacciones o… más beneficios, quién sabe.

    Vivian, te tomo la palabra y espero tu opinión, un saludo 😉

    David… sesudA, es sesuda en este caso.

    Me gusta

  9. Joer, excelentisima e interesantísima reflexión sobre la peli. Apuesto a que cuando la visione estaré pensando en lo que te leí. Abrazo.

    Me gusta

  10. Esta vez discrepo, BABEL36. Para mí es lo mejor de los Coen desde ‘El gran Lebowski’ (1998). Te leo con atención y creo que, en el fondo, en algunas cosas estamos diciendo lo mismo, pero con diferentes palabras.

    A ver. Evidentemente que en ‘Un tipo serio’ hablan del judeísmo, que conocen muy bien. Lo que yo creo es que si hubieran hablado del cristianismo nada cambiaría. Sólo los rabinos, que serían curas. La historia de Larry sería la misma. Le pasarían las mismas cosas. Su mujer le dejaría igualmente, sus hijos seguirían siendo unos vagos, su hermano se comportoría de una forma extrañísima… Es a eso lo que me refiero.

    Y que son unos nihilistas está fuera de toda duda. Claro que sí. Pero por eso me gustan tanto. Creo que es una película que necesita un período de reflexión. La saboreas a medida que vas pensando en ella.

    SPOILER
    Tiene muchas cosas buenas: El papel ‘tristón’ del director de la universidad, el alumno que intenta sobornarle, la reacción de su padre, los vecinos amigos del rifle, la vecina con mucho tiempo que perder (o ganar), los tres rabinos, el plano del tornado… Y todo tiene su razón de ser, nada es gratuíto. Como por ejemplo cuando habla de ‘Abraxas’, el disco de Santana. En pleno derrumbe empieza a gritar “no quiero Abraxas, no quiero Abraxas…”, que según las sectas gnósticas era un Dios que representaba el bien y el mal. O sea, que está diciendo que no quiere a ningún Dios ni a ningún rabino.

    Un beso y hasta pronto.

    Me gusta

  11. Gracias por la felicitación!! Muy agradecido 🙂
    Hay mucha inspiración por acá también! No he visto esta nueva de los Coen, pero me imagino que si llega a colocarse entre las 10 mejores para el Oscar la volverán a programar. Ya comentaré! Saludos y gracias!

    Me gusta

  12. Estoy de acuerdo contigo. Casi todo lo que hicieron hasta “Crueldad Intolerable” me parece buenísimo, pero desde entonces ya voy a ver sus películas con la duda de si me la darán con queso otra vez. Porque lo de esa película sí que es crueldad intolerable. Recuerdo perfectamente que la vi en el cine y casi que me tenía que frotar los ojos para dar crédito. Escalofríos me entran de recordarlo.

    No obstante, aunque con dudas, no puedo sino seguir prestándoles atención a estos hermanos, pues son los autores de algunas de mis películas favoritas. Qué le vamos a hacer, ya veo que no soy el único.

    Saludos a tod@s

    Me gusta

  13. Jordi, con todos mis respetos a tu opinión, efectivamente el nihilismo es obvio en todas sus películas, a mí también me gusta. Pero aquí se me antojó que pasan bastante del espectador y hacen una película para su propio disfrute, lo que le da un aire bastante pretencioso que no me gustó. Perosnalmente, no le dedicaré esa reflexión en un segundo visionado. Hasta pronto 😉

    Christian, qué menos que una felicitación se merece usted por 3 años dedicados, un saludo!

    Wood, Sorel, saludos. Espero la disfrutéis más que yo. No me gusta cargar contra los Coen porque son uno de mis cineastas favoritos. Quizás por ello la decepción fue mayor.

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s