Shutter Island, de Martin Scorsese (2010)

Regreso, tras algunos años, de Martin Scorsese al thriller y el suspense psicológico, con una adaptación de la novela de Dennis Lehane titulada Ashecliffe, a la que dota una serie de ingredientes que le convierten en un imperdible de la cartelera y en un candidato a clásico en la década recién comenzada.  Shutter Island nos traslada al verano de 1954. Los agentes federales Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio) y Chuck Aule (Mark Ruffalo) son destinados a una remota isla de la bahía de Boston para investigar la desaparición de una peligrosa asesina (Emily Mortimer) recluida en el hospital psiquiátrico Ashecliffe, un centro penitenciario dirigido por el siniestro doctor Cawley (Ben Kingsley). Pronto descubrirán que el centro guarda muchos secretos, y que la isla esconde algo más peligroso que los propios pacientes. Hasta aquí lo que se puede contar de la trama sin estropearle a nadie la película. Sí diré que Scosese se mueve como pez en el agua en un film complejo que visita diversos géneros: comienza como un thriller policial, al que le añade dosis suficientes de terror psicológico, suspense y drama -acertadamente contenido-, alucinación onírica y algún toque bizarro que van creando -in crescendo- una atmósfera espesa y opresiva en la que de manera constante se manipula al espectador llevándolo de un lado para otro en la resolución de la trama, muy al estilo Hitchcock. Pero hay planos que evocan descaradamente films clásicos,  y podemos adivinar algo más que influencias de Psicosis, Vértigo o Bergman. Necesitaría de un segundo visionado para entrar en este tipo de detalles, porque la complejidad de la trama hace complicado mantener la atención en ambas cosas al tiempo. A pesar de ello, Shutter Island es una muy interesante película sobre la violencia humana, que nos introduce en el macabro mundo de las instituciones psiquiátricas en la década de los cincuenta, en plena guerra fría, cuando ambas potencias ensayaban la lobotomía y coqueteaban con el coma inducido con insulina o la terapia de electro-convulsiones motivadas por el aumento de enfermos mentales, al haber de sumar a las estadísticas habituales gran número de veteranos de guerra  que llenaban las instituciones, en este caso estadounidenses.Pero lo más destacable sin duda es la maestría a la hora de rodar de Scorsese,  quien nos ofrece un fabuloso festín de ángulos y encuadres perfectos, contrapicados que incrementan la sensación de claustrofobia y una alucinante fotografía con la que envuelve el conjunto, elementos todos que trabajan  a modo de amalgama a la hora de cohesionar el film, disimulando alguna que otra cojera de raccord y la presencia de más de un tópico. A lo que hay que añadir un excelente rosario de secundarios y una más que notable interpretación de algunos actores, entre ellos el sueco Max von Sydow o Beng Kisley, este último capaz de inducir sensaciones tan diversas que van desde el terror más agobiante hasta el paternalismo en su estado más puro. Todas estas piezas ensambladas elevan el film meritoriamente, sobre todo si lo comparamos con lo último que está dando de sí Hollywood en cuanto a calidad cinematográfica.En el lado negativo, una banda sonora que más que acompañar el ritmo adelanta en muchas ocasiones acontecimientos, pero que carece de relevancia porque no llega a desentonar en un conjunto muy bien orquestado. Claro, falta hablar del protagonista, Leonardo Di Caprio.
Actor hoy fetiche de Scorsese, con quien ha colaborado en sus últimas cuatro películas, pero que personalmente no termina de convencerme. Porque además de sobreactuar, escandalosamente en muchos momentos, su interpretación no talla a la altura de lo que pide el guión para el atormentado agente federal. Nunca me resultó creíble su cara de niño inocente, pero ahora, algo más madurito, persiste en él ese aspecto infantil aunque con un aire más cansado, que no llega a cuadrarme ni en este tipo de personaje ni en otros recientes de su carrera, como es el caso de Revolutionary Road. Opinión absolutamente personal y por tanto subjetiva, que no pretende restarle méritos al conjunto, pues se trata de una de las mejores películas estadounidenses estrenadas en los últimos tiempos.

Anuncios

14 thoughts on “Shutter Island, de Martin Scorsese (2010)

  1. Estamos completamente de acuerdo. Sensacional! Yo no he escrito sobre ella porque es la típica película de la que es mejor no saber absolutamente nada. Di Caprio se sale, por mucho que lo critiquen. Y Patricia Clarkson como siempre, genial. La película está muy bien ambientada. Para mí, la música acompaña, aunque es verdad que se avanzaba a los acontecimientos.

    SPOILER
    Para mí es de los mejores finales de los últimos tiempos, sólo comparable con ‘Sospechosos habituales’, ‘Una mente maravillosa’ y ‘El sexto sentido’
    SPOILER

    Un beso.

    Me gusta

  2. Para mí todo lo que escribes es muy similar a lo que pienso, como has podido leer en mi blog. Eso sí, tengo una discrepancia importante: DiCaprio me parece un actorazo infravalorado y que se sale en esta peli de Scorsese y también en REVOLUTIONARY ROAD.

    Saludos!!!

    Me gusta

  3. Hola babel, navegando he llegado a tublog, me interesaría si puedes indicarme la forma de acceder a películas asiáticas po de otro tipo que citas en tu magnífico blog. mi correo mokassaarrobagmail.com
    gracias

    Me gusta

  4. Jordi, el final y la escena de las ratas en el acantilado, que se me olvidó comentar en el post. Esa escena es de las mejores.

    Alberto, lo importante es que coincidimos en que es una muy buena película y recomendable. Lo de DiCaprio, pues sigopensando que resta al conjunto, son modos de verlo, abierto está el debate por lo que leo por ahí

    Froilan, gracias. (Te mando mail)

    Saludos y gracias a todos 😉

    Me gusta

  5. Este film adolece de un error de partida: la historia no es cinematográfica. Este fallo se da en la mayoría de las adaptaciones literarias, y es que el cine no tiene nada que ver con la literatura. El espectador no es tonto, se siente engañado al final por un giro que no estaba para nada sembrado durante la historia. El cine trabaja con imágenes y no con palabras. De la verdad nos enteramos mediante el diálogo final en el faro. El señor Scorsese sabe que es de manual que el espectador debería haber sabido desde el principio que el protagonista es un paciente del psiquiatrico, y jugar así la baza de la ironía dramática. Pero a Scorsese le puede más el dinero, el dinero que le ofrece un productor que no sabe nada de cine y que cree que está haciendo un nuevo Sexto sentido. Pero Shutter island no tiene nada que ver con ésta última, porque Shyamalan no hizo un film de fantasmas, con sustitos y giro final sorprendente, eso era la superficie, en el fondo hay un chaval que fue abandonado por su padre, y necesita rellenar su vacío.

    Después de ver Shutter island, fuimos a cenar mi novia y yo. Tuvimos mil y una conversaciones. En ninguna de ellas salió el film en cuestión.

    Me gusta

  6. Scorsese hace tiempo que entró en su etapa dorada: ha demostrado su maestría en filmes fetiche en el pasado, y ahora exhibe, emana, su sabiduría cinematográfica. Sus películas son un negocio seguro, y más desde su asociación con di Caprio (comparto tu opinión sobre él), busca argumentos y formatos que conecten con un público mayoritario, y sus películas ciertamente entretienen. Es la relación perfecta con el público y la creatividad. El único problema es que, no sé por qué, pero no me atrae en absoluto este Scorsese consagrado, no he visto sus últimas películas, probablemente porque sus argumentos no me acaban de enganchar. Por lo que dices de esta no encuentro que la cosa vaya a cambiar.

    Nos leemos!!!!!

    Me gusta

  7. Juanfra, veo un error enfrentar cine y literatura, porque siendo lenguajes diferentes, muchas veces se han hecho muy buenas adaptaciones cinematográficas (Fausto, Drácula, Kafka, Shakespeare, Goethe…). No he leído el libro en el que se basa Scorsese, pero en este caso se trata de un claro blockbuster (que tiene toques magistrales) de un director muy experimentado en el lenguaje cinematográfico. Un film comercial, sí, sin más objetivo. Si te refieres a que el cine como arte es otra cosa, estoy completamente de acuerdo. Son, también dentro de lo que se llama Cine, productos diferentes. Y cada uno tiene su momento, cine o simples películas para pasar un buen rato. En el caso de estas películas, si ya vienes con el libro leído, siempre defraudan.

    Sesión, además de con la de DiCaprio, coincido contigo en la opinión sobre la trayectoria en los últimos años de Scorsese. La película, dentro de su actual linea, es muy entretenida. Cómprate una buena ración de palomitas y ve a disfrutarla. Saludos!

    Me gusta

  8. Max von Sydow!!!!!!! uno de mis favoritos de todos los tiempos, qué gran actor.. el Actor Total. para mí siempre será Andreas de “La pasión” de Bergman. Respect a Beng si hace algo parecido a “La muerte y la doncella” bordará fono.,. lo de tener un gran final me llama la atención reclamo para ir a ver la peli.? besos

    Me gusta

  9. Lapor, Bergman elegía muy bien a sus actores, Max von Sydow está genial también aquí. No te la pierdas: no es de lo mejor de Scorsese pero sí uno de sus aciertos después de casi dos décadas… Besos y gracias!

    Jorge, pues ponle remedio que esta es de las que te gustan, seguro.

    Licantropunk, a la espera de esa opinón, a ver qué te parece… Saludos a todos!

    Me gusta

  10. La película está sobrada de buenos personajes (desaprovechados algunos) y de una técnica cinematográfica portentosa: si le quitásemos el sonido sería un deleite visual. Pero la trama se embarulla demasiado, no está bien resuelta (la escena final del faro es un desastre) y eso lastra el resultado final. Disfruté mucho viéndola pero el sabor de boca que me quedó no fue el mejor.
    Y DiCaprio tiene algún mérito más que los acostumbrados: será la edad, serán los kilos. Será que me da pena.
    Saludos.

    Me gusta

  11. Llego un poco tarde, porque recién he visto el film hace escasos días.

    En líneas generales, coincido absolutamente con tu comentario. El cúmulo de referencias que podemos percibir en “Shutter Island”, va, como has precisado, desde Hitchcock hasta Bergman. Y, como leí del propio Scorsese, hay dos películas clásicas que también ejercieron una patente influencia: “Invasion of the Body Snatchers” (Don Siegel, 1956) y “Laura” (Otto Preminger, 1944).

    Por lo demás, creo que sólo no coincido en lo referente a DiCaprio. A mí me parece que, a medida que pasa el tiempo y se vuelve más selectivo con sus protagónicos, cada vez se convierte en mejor actor. Y, además del placer que siempre significa ver en pantalla a Max von Sydow y Beng Kisley, el secundario de Mark Ruffalo también me pareció elogiable.

    Saludos.

    Me gusta

  12. Dios míoooo!!!! La vi ayer, es de lo mejor que me pasó en la vida! Muy buen artículo Babel, ya estaré publicando en breve una exultante reseña.

    Gran abrazo! Estas experiencias me hacen sentir que elegimos un buen camino, qué grande el cine y qué grande Scorsese!

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s