Ajami, de Scandar Copti y Yaron Shani (2009)

Ajami es otra de las nominadas al Oscar como mejor película en lengua no inglesa, no estrenada en las salas comerciales de nuestro país, pero que tuvimos ocasión de ver en Valencia en la última Mostra de Cinema Mediterrani , celebrada el pasado otoño. Como quiera que la crítica, a medida que pasan los días, está elevando la categoría del film a uno de los mejores realizados por Israel en la presente década, y antes que pueda (posibilidad, la hay) resultar elegida por la Academia norteamericana (el año pasado no le dieron ese Oscar a Israel y este año nominan otra producción del país…), quiero dejar mi opinión libre del posible resultado de la gala que se celebra esta noche. Ajami es una película dirigida conjuntamente por un israelí y un palestino, Scandar Copti y Yaron Shani, que trata de poner sobre la mesa la realidad de la convivencia de ambas culturas y reflejar las dos perspectivas del conflicto árabe-israelí. Ajami es el nombre de un distrito de Tel Aviv en el que los musulmanes viven en extrema pobreza mientras resulta una de las zonas más atractivas para la clase media judía al estar situado cerca del mar. Para los musulmanes, la violencia, la desesperanza y la lucha por la supervivencia está al orden del día. La película narra desde diferentes perspectivas y niveles temporales la historia de cinco destinos que conviven y chocan constantemente en Ajami. Los directores Copti (palestino de Jaffa) y Shani (judío israelí) nos muestran su particular visión a través de estas historias. Rodada con actores no profesionales, a modo de documental y mediante movimientos atrás y adelante en el tiempo, la película resulta una mezcla del estilo Gomorra en cuanto a lenguaje narrativo, con una postproducción a lo Pulp Fiction, donde el espectador debe ir encajando las piezas que se le ofrecen para componer el resultado final de la historia. A través de los ojos de varios personajes somos testigos de la casi imposible situación de convivencia en este lugar del planeta, donde llevan más de dos mil años matándose por un trozo de tierra. Nasri, de 13 años, dibuja su cómic mientras nos narra las peripecias de su familia, que vive constantemente en peligro desde que su hermano Omar se enfrentó al clan prominente del barrio. El ingenuo joven trabaja ilegalmente en Israel para ayudar a financiar la operación que necesita su madre, mientras su destino se cruza con el del rico palestino Binj, quien sueña con un brillante futuro que consiste en mantener una casa junto a la playa al lado de su novia de origen judío. Por otra parte, Dando, policía judío, esta obsesionado en encontrar a su hermano desaparecido. La fragilidad trágica de la existencia humana se experimenta en la cerrada comunidad de Ajami, donde los que son enemigos están obligados a convivir como vecinos. Probablemente no exista un lugar que exprese mejor el dramático choque de mundos y culturas diferentes: esta es la Babel de nuestro presente, un lugar donde la vida está en permanente estado de emergencia, y Ajami representa una realidad única de ambas culturas, judía y palestina.

Cabe, sin embargo, hacer el ejercicio de separar qué es la película como cine propiamente dicho, del mensaje, en este caso explícito, de carácter político que subraya el producto. En cuanto a su carácter de film, se trata de thriller dramático muy pegado a la realidad, en el que las escenas no están ordenadas cronológicamente, encontrado saltos en el tiempo entre pasado, presente y futuro. La película se divide en capítulos y está organizada a modo de rompecabezas, y cada capítulo es una pequeña historia o la continuación de una iniciada anteriormente. La técnica le confiere emoción porque el público tiene que adivinar como combinar estas piezas. Humor, grave y sombrío recorren las secuencias, todas envueltas en una extraña atmósfera que nos hace estar en permanente estado de alerta y que suele desembocar en fatalismo cuando lo cómico se atora en la garganta al ser conscientes de que lo narrado en realidad está sucediendo cada día. El que los actores no sean profesionales le confiere naturalidad, lo mismo que el  estar rodada cámara en mano, a pesar de las dos horas de duración.  Da la sensación de ser dos guiones entremezclados a la hora del montaje, con algunas escenas –cabe decirlo- no muy bien resueltas. Interesante, se deja ver, aunque en realidad no pasaría de ser una película del montón de no ser por el mensaje y la situación concreta que describe. No hay que olvidar que no solo ha pasado convenientemente la censura israelí (que la ha, además, financiado), sino que ha sido elegida por la academia judía para representarla. Es curioso cómo los sectores más progresistas no ven, o no quieren ver, cierto trasfondo que emana de forma evidente, en aras de la convivencia pacífica, y cómo se subyuga el resultado a la falsa hermandad que evoca el hecho de contar con una co-dirección en la que se incluye a un palestino. Los palestinos de la película no son solo gente muy pobre y muy vinculados a sus creencias y tradiciones (de las que hacen depender su día a día). Son retratados como personas a las que no les importa traficar con droga para obtener dinero (en este caso justificado por un fin lícito, cómo no!), al margen de la ley del estado, que cuentan con sus propios tribunales y que se organizan en ghetos. Por otro lado, el único pecado atribuido a los judíos es el deseo de construir su casa junto a la playa, pero en medio del barrio palestino. Los protagonistas judíos representan una causa justa (busca a su hermano desaparecido y sospecha -con razón- que son los árabes quienes lo han secuestrado) y su personaje es un honrado y despechado oficial de policía que pretende justicia. Todo ello atenuado por una conmovedora historia de amor imposible entre un joven musulmán y una bella camarera, cómo no, judía. Si los sectores más radicales solo conseguían el rechazo occidental a su política despótica respecto al pueblo árabe en la zona, quizás los más progresistas estén logrando que muchos no vean con tan malos ojos el constante agravio sobre la población palestina. Y es que en el mundo ya no hay buenos y malos, invasores o invadidos, explotadores o explotados. Ahora el atropello descarado se solapa en nombre de la tolerancia mientras el cerebro se llena con la vaselina de la presumible convivencia. Yes, they can!

Anuncios

7 thoughts on “Ajami, de Scandar Copti y Yaron Shani (2009)

  1. hola! pues viendo que “la cinta blanca”, contra todo pronóstico, al final no se llevíó el merecido y obvio Oscar, me da ganas de ver y conocer mejor el resto de la hornada y me queda ésta. Y hacer balance… Porque “La teta asustada” me quedo con ganas de comentarla -tal vez lo haga-, tiene algo especial; Y ésta, ya al margen de la trama, es de incalculable valor: el hermanamiento, me gusta que se apueste por la dimensión moral y humana que tiene el cine, a vece nos olvidams de ella en detrimento de la calidad y la autoría. chao! bss

    Me gusta

  2. Lapor, me queda por ver “La teta asustada”, pero de las otras cuatro, esta es la menor, a mi modo de ver. Parece que en los Oscar optaron por premiar el corte más clásico, pero el nivel en cuanto a films de habla no inglesa, esta vez era alto. No me esperaba el Oscar a Campanella, para mi fue una sorpresa.

    Saludos 😉

    Me gusta

  3. Tengo muchas ganas de verla. A la espera de hacerlo ya tengo claro que este año había más calidad en el apartado de las candidatas a los Oscar a la mejor película de habla no inglesa que en el general. Un abrazo, BABEL.

    *Ayer vi ‘El concierto’ y, aunque no es una película creíble, me lo pasé francamente bien. Es una comedia muy simpática.

    Me gusta

  4. Jordi, ahí coincidimos completamente: la mejor calidad en los Oscar de este año estuvo en la selección de nominadas en lengua no inglesa. De “El concierto” tengo pocas referencias, trataré de verla, aunque esta semana andamos aquí en fiestas…

    Saludos 😉

    Me gusta

  5. Me parece que en la crítica se hizo más hincapié en una posición antiisraelí que fílmica en sí; la joven camarera no era judía sino cristiana; respecto al “constante agravio sobre la población palestina” no me parece que el film se centre en eso y por otra parte es diferente la situación de los palestinos que de los árabes israelíes. Si bien siempre hay choques entre las poblaciones de diferente religión o grupo étnico la misma no es muy diferente que la de otros países.

    Me gusta

  6. Gabriel, bienvenido. Creo que el texto sí trata la película desde un punto de vista fílmico, aunque también es una opinión sobre lo que me sugiere el contenido. Si lo que quieres decir es que evidencia posiciones contrarias a la actual política de Israel, ahí te doy toda la razón. Rotundamente, así es.

    Pero agradezco tu comentario, aunque no lo veamos igual. En otro orden de cosas, sin que nada tenga que ver con el film: poco tiene que ver, me parece a mí, lo que sucede en esta parte del mundo con los choques culturales o religiosos en la mayoría de países. Afortunadamente, porque si fuese generalizado sería desastroso para todos. Un saludo.

    Me gusta

  7. Muy buenas reflexiones. Aunque la historia de amor entre uno de los protagonistas y la camarera (hija del dueño del local) es cristiana. Saludos

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s