El ilusionista (Sylvain Chomet, 2010)

El nombre de Jacques Tati está indisolublemente ligado a la figura de su legendario personaje, Monsieur Hulot, el entrañable protagonista sus films,  genio absoluto de la inoportunidad, heredero directo de los grandes maestros del cine cómico mudo. Hulot emerge como veleidad caricaturesca en una sociedad vertiginosa en la que parece no atreverse casi a existir. Los gags físicos de Hulot son una combinación sublime de poesía y ballet, de ternura y denuncia, de optimismo y melancolía. Sus películas están estructuradas casi sin palabras, innecesarias porque cuando aparece el diálogo lo hace como mero decorado y rara vez transmite información relevante. Lo que interesa es el fondo, ese que nos recuerda que en la era moderna no podemos escapar del constante ruido de voces que en realidad nunca dicen nada importante.

Sylvain Chomet resucita el esquema básico de Hulot para El Ilusionista, que se basa en un guión tardío de Tati, una obra agridulce probablemente fruto de los remordimientos de un padre que en el ejercicio de su profesión sacrificaba la relación con su hija, a quien Tati dedica esta obra. Tati escribió “El ilusionista” en 1956, en medio de sus dos comedias más conocidas, Les vacances de Monsieur Hulot y Mon Oncle, mucho antes de su producción más comercial, Playtime (1967), pero nunca llegó a rodarse. Tatischeffel, el mago protagonista, que bien podría ser un alter ego del propio cineasta, es menos cómico que Hulot y un tanto más lacónico, pero igualmente entrañable. Sustituida la pipa por una cajetilla de cigarrillos y con movimientos algo menos fluidos, se trata de un personaje perfectamente prestado de Hulot. Tatischeff nunca está en el mismo sitio, no echa raíces en ninguna parte, es un mago que sobrevive con su espectáculo de ciudad en ciudad, viviendo en hoteles de poca monta y viajando constantemente a causa de su trabajo. De Paris a Gran Bretaña, primero Londres, más tarde remotos pueblecillos en alguna isla perdida de Escocia para terminar en Edimburgo, donde abandonado a su suerte termina ganándose la vida de lavacoches o como reclamo tras un escaparate, incapaz de adaptar su mundo de magia e ilusión al avance de los nuevos tiempos. A Tatischeff se le unirá en el camino Alice, una ingenua jovencita escocesa cuyo crecimiento personal es paralelo al declive profesional del mago, y su absoluta simpleza inicial de creer que los regalos que se le ofrecen son producto de la magia se irá transformando lentamente en un mal abuso de la generosidad de su protector.

Chomet no  consigue del todo impregnar ese especial sello tan cercano, tan familiar, que otorgaba Tati al inolvidable Monsieur Hulot. El ilusionista funciona como road-movie animada y deliciosa, en la que los trucos informáticos se combinan con exquisitos dibujos hechos a mano y elocuentes fondos de acuarela.  Dos personajes, rodeados de otros menores que nunca pierden el punto de vista afectivo sin llegar al sentimentalismo, a lo que se suman fenomenales paisajes de París, Londres, Escocia y por supuesto Edimburgo, donde finalmente termina Tatischeff, en los que la ciudad aparece representada como monstruo que devora a sus protagonistas antes de que hayan tenido tiempo a adaptarse, un lugar donde las dificultades para la comunicación y el avance de la tecnología marcan el pulso de los cambios sociales hacia finales de los años 50, cuando comienzan a aparecer los primeros televisores y los nuevos electrodomésticos. Como en los films de Tati, el escenario de la ciudad y sus símbolos de modernidad actúan a modo de espejismo, ademán ilusorio de progreso, suerte de feria donde las comodidades funcionan del mismo modo que lo hacen los trucos de magia. Esta visión deshumanizada y un tanto melancólica convive en perfecta armonía con personajes que se hacen entrañables, y que junto  a la música, la excelente galería de imágenes en tonos otoñales y suaves, y el constante guiño al mundo del teatro y el cine, convierten a “El ilusionista” en una joya de composición que nadie debería perderse.



Anuncios

18 thoughts on “El ilusionista (Sylvain Chomet, 2010)

  1. hermosa reseña. No sabes las ganas que tengo de verla. A ver si un día de estos llega a las salas de cine de este país tan dejado de la mano del Dios del Cine -quién quiera que sea- y tan perdido en la región 4.

    Un beso

    Me gusta

  2. Hola babel! Excelente película, aquí les dejo el enlace para quien desee. un poema de película. Recomiendo que la vean a media noche o como ultima actividad antes de dormir.
    Saludos desde Mèxico

    Me gusta

  3. Gracias marichuy, espero puedas verla pronto. El post… lo releo y acabo de re-editarlo (par o tres de gazapos, ay!)

    Rodrigo, tú lo has dicho, un poema. Por cierto, qué ha pasado con tu blog??

    Licantropunk, esta es otra de sus maravillas, sin dudas.

    Saludos

    Me gusta

  4. Hola Babel! entendido y anotado (lo del mail), disculpas 1000 por los inconvenientes causados.
    ¿mi blog?, pues no lo eliminé pero es que el tiempo ya no me permite tanta atenciòn, por lo que aprendí a resumir en los pocos caracteres del facebook .
    Mi blog quedó ahí para que alguien lo lea entre las rarezas que busque en google y se descargue lo que quede. De momento colaboro en el nuevo blog de “sangre española 2” dedicados al rescate de la musica y rock español, del cual soy fanático desde hace muchos años, el cual tambien fue elimnado de la blogosfera hace 2 semanas y lo estamos reconstruyendo.
    Un abrazo
    p.d. ¿ya viste cisne negro? yo la verè hoy con ciertas reservas

    Me gusta

  5. Rodrigo, nada, solucionado lo de los enlaces. Pero tu blog sigue apareciendo como borrado pinchando en el nombre.
    Cisne negro, sí, ya la he visto. Y confirmadas mis reservas previas, imagino que similares a las tuyas. Eso sí, ella se luce en el papel, no cabe negarlo.

    Saludos 😉

    Me gusta

  6. hoola!!!
    pues sí, todo lo q tenga que ver con el entrañable Tati bienvenido es..! aunque al pcpo. pensaba q era la de Trueba, parece q tiene un estilo similar, con los fondos muy trabajados, como dices; muy tmb “Les triplettes e Bellville” una maravilla de la imagen animada, con narrativa de imagen real a todos los niveles.. De hecho hablar sobre Tati siempre me recuerda al eterno debate de si tiene más de Chaplin o de Buster, los 2 estilos básicos de humor.
    Ya hablaremos de “Cisne negro”, ya…es q la has potseado..?
    chao, bss

    Me gusta

  7. lapor, pues ahora que he visto las dos, la de Trueba y esta, ya está publicado también el post de “Chico y Rita”. No tienen mucho que ver una con la otra, la verdad, cada cual en una línea, pero estupendas las dos. No sé con cual me quedaría, la verdad. Lo que es alucinante es que, de repente, haya dos largos de animación seguiditos para debatir. A ver si cunde y salen más, que los que disfrutamos con esto nos tenemos que conformar con el cortometraje o ver alguna dirigida al público infantil.
    Cisne negro… no, no la he posteado, pero la he visto. Hasta otra!

    Me gusta

  8. Excelente reseña, compa Babel; algo había leído acerca de esta peli, y sí, la verdad es que se le despierta a uno el apetito tomando como referentes a Tati y su Hulot. En todo caso, estoy contigo en lo importante de que tengan cabida en la cartelera propuestas de cine de animación adulta (habida cuenta de que no hay muchas), aun cuando uno disfrute cual marranillo en charco con los productos Pixar y las pelis de Miyazaki (por cierto, a ver si voy al cine pronto, que se me va a olvidar hasta la forma de las butacas…).

    Un abrazo y buen fin de semana.

    Me gusta

  9. Manuel, gracias! Poco se estrena en animación para adultos, así que hay que aprovechar. Además, esta es totalmente artesanal, mérito añadido, porque ya casi no se hace.
    Saludos 😉

    Me gusta

  10. No conocía esta pelicula, pero con tu reseña y con las imágenes que has colgado, me he quedado com las ganas de verla.. Quizá son tonterías mías, pero las ilustraciones me han recordado al juego “El profesor Layton y la Villa Misteriosa” jeje 🙂
    Saludos!

    Me gusta

  11. Mónica, ja, ja, yo es que a la nintendo no juego, pero en la play me enganché a algún que otro juego. Ahora hay poco tiempo… Por cierto, muy interesante tu blog con esos análisis de carteles de cine, quedas enlazada para seguir cuanto publiques.

    Saludos a todos!

    Me gusta

  12. Si bien esta peli me gusto bastante, me parecio bastante inferior a las otras que vi de Chomet ( La anciana y las palomas, y las trillizas de belville)… esperaba mas!!

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s