Gadkie Lebedi (The Ugly Swans), de Konstantin Lopushansky

Esta semana tenía intención de comentar en el blog algún estreno, pero no va a ser así. Quedé el pasado viernes con ganas de ver Canino, dirigida por el griego Yorgos Lanthimos, pues su anterior film, Kinetta, me dejó muy buen sabor de boca. Ninguna sala de Valencia, ciudad donde vivo, se ha dignado en estrenarla así que, mi gozo en un pozo, optamos por pagar la entrada para la versión de Alicia de Tim Burton. Sobre Burton empiezo a pensar aquello de fue bonito mientras duró; vamos, que la cosa no da para más (espero, sinceramente, equivocarme en esta predicción). Obviaré también comentario alguno sobre Furia de Titanes, pero recomiendo encarecidamente, a quien le interese aquello de ver como quedó el remake, espere a que salga el DVD: decepcionante, robo de los siete euros más palomitas, con mayúsculas y en negrita. Por último, si este fuese un blog de música rock (y empieza a gustarme la idea de abrir uno), cabría reseñar Nadie sabe nada de gatos persas, una propuesta distinta al cine iraní al que estamos más o menos acostumbrados, pero que se queda en buenas intenciones, nada a destacar especialmente, la película va menguando el interés conforme avanza y el final remata, a excepción de la BSO y cierta añoranza rebelde que puede causar en la generación que andamos superando la cuarentena, aunque en este caso frente al monstruo fundamentalista, además de lo curioso de alguna escena, como la de un cuarteto tocando heavy metal en un granero y en persa. Así que continuaré reseñando películas raras, o menos comerciales, de las que acumulo una buena colección, entremezcladas en un tercer disco duro casi completo. Dudo tener el tiempo material suficiente para verlas todas calculando que viva otros cuarenta años más,  y sospecho que siguiendo este ritmo tendre que pensar  dejarlas en herencia a quien pueda interesarle. En cualquier caso, visto lo visto, me parece (al menos esta semana) mejor opción la siguiente, puestos a escribir recomendando algo de cine.

Así que os presento a Gadkie Lebedi, film ruso dirigido en 2006 por Konstantin Lopushansky e interpretado por Gregory Gladiy, Laura Pichelauri, Alexey Kortnev y Leonid Mozgovoy (¿A que os suenan todos, eh?). The Ugly Swans es su título internacional, y obtuvo alguna nominación, en Rusia. Es una película de ciencia ficción basada en una novela de los hermanos Strugatsky. Como reclamo, decir que estos hermanos firmaron también la historia de Stalker, que la música es de Andrei Sigle, el compositor habitual de Alexander Sokurov, y que el director es uno de los discípulos y seguidores de la escuela cinematográfica de Andrei Tarkovsky. Ahora seguro que empieza a verse mejor.

El protagonista se llama Víctor Banev, un exitoso escritor que es enviado por la ONU a un pueblo (en los confines rusos) que ha resultado inundado por completo e invadido por un grupo de mutantes de inteligencia superior, que se dedican al secuestro de niños -como si se tratase de una secta- para lavarles el celebro a fin de convertirles en seres de inteligencia sin límites. Más allá de la misión política, Banev tiene la intención de encontrar a su hija, que se ha apuntado a la escuela para superdotados de los mutantes.

La película es una de esas rarezas que difícilmente pueden encontrarse fuera de los festivales de cine (se pasó en Sitges), pero que compensan al espectador por su poderío visual y su cruda y desconcertante puesta en escena. El ambiente se mueve entre un tono opresivo y apocalíptico: vemos un bosque eterno en llamas mientras el protagonista viaja en el tren, o una especie de extraña lluvia incesante sobre la ciudad al unísono de la inquietante luz roja que tiñe los edificios de óxido y humedad. Hacia mitad de la película pierde un poco el rumbo, y se entretiene demasiado quizás en las contradicciones de la hija para con el padre, pero la película logra recuperar el tono hacia el final, con una magnífica e intensa secuencia colofón que equilibra el conjunto.

La calidad visual es, junto con su dramático final, lo mejor de la película. Ambos están a la altura de un buen film de ficción y del legado del maestro Tarkovsky. No es demasiado difícil conseguirla en internet, tampoco los subtítulos gogleando un rato, así que tomad buena nota de esta interesante película de acción y ciencia ficción que, sin ser ninguna maravilla, entretiene y resulta todo un placer para la vista.

Buen fin de semana a todos!

Anuncios

11 thoughts on “Gadkie Lebedi (The Ugly Swans), de Konstantin Lopushansky

  1. Hola querida babel: “Canino” ha visto aplazada fecha de estreno definitivo para el 14 de mayo en España. No conozco la película que tan bien reseñas aunque después de leer tu comentario trataré de encontrarla. Los reclamos que argumentas despiertan mi interés.
    Saludos cordiales.

    Me gusta

  2. Jordi, es ciencia-ficción, rusa. Apocalíptica, claustrofóbica y las manipulaciones de la mente que describe tienen un aire a lobotomía que… hielan. Estuve a punto de ponerle el tag de terror. Pero no llega a eso.

    Sebastián, gracias por la información sobre Canino. En ese caso seré paciente y esperaré a verla en pantalla grande, un saludo 😉

    Me gusta

  3. La película que reseñas, no la vi, aunque tal como la presentas me resuta altamente interesante, pero, permíteme en esta ocasión que me vaya por las ramas.

    No es la primera referencia sobre la peli de Burton que leo en la que sobrevuela la decepción por no decir desilusión, aún así, espero poder verla para formarme mi propia opinión, pero me da que mejor esperarme lo peor para no salir “escaldada”.

    La otra rama por la que quería irme es a propósito de un nombre que citaste en la reseña de la película, “Sokurov”, y es que, no podía marcharme sin dejar constancia de que “adoro” a este hombre y en especial “Madre e hijo”, una película de la que me enamoré desde el primer instante.

    Saludos

    Me gusta

  4. Vivian, pues compartimos la admiración por Sokurov. La que citas tiene réplica; una titulada Padre e hijo, pero yo no la he visto. El acceso a su filmografía no es sencillo, salvando El arca rusa o la última, Alexandra, que también me gustó mucho.

    Un saludo 😉

    Pd: La que sí se ha ido por las ramas en este post soy yo…

    Me gusta

  5. Yo sí he visto “Padre e hijo”, Babel, y te la recomiendo, es otra de esas maravillas que nos regala Sokurov, no tiene el estatismo de “Madre e hijo”, comparte con ella el deleite visual, con unos tonos sepia que son una preciosidad, verla es como pasar las páginas de un álbum de fotos antiguas, y además la relación que presenta entre ese padre y su hijo llega al sentimiento a través de la emoción.

    La que todavía no vi es “Alexandra”, últimamente ando bastante mal de tiempo y veo cine en cuentagotas, pero estoy en ello para verla en cuanto pueda.

    Más saludos

    Me gusta

  6. Gracias por la recomendación. No estoy muy familiarizado con el cine ruso así que esta película se ve como un buen punto de partida para empezar a conocerlo.

    Saludos 😉

    Me gusta

  7. Vivian, me has convencido, buscaré Padre e hijo, a ver. Aleksandra tiene poco que ver en cuanto a temática, es sobre una mujer que se va al frente en busca de su hijo. Ambientada en la guerra de Chechenia (pero podía haber sido cualquier otra), es una película bélica sin un solo muerto ni escenas de combate. No contiene tampoco ningún mensaje, nada de maniqueísmo, es una especie de antología de los sentimientos de esa mujer, o de los que dejan atrás los soldados (voluntarios) cuando van a la guerra, podría describirse así. Digna de ver.

    Fantomas, solo advertir que el cine ruso, aún siendo de género fantástico como esta, tiene un tempo distinto, como lo tiene el asiático, aunque uno y otro tienen poco que ver. Espero que te guste si llegas a verla, ya me dirás. Un saludo y gracias por pasar por aquí 😉

    Me gusta

  8. Bueno, Babel, paso a ser el primer (y tardío) primer comentarista que vio la película, gracias a tí. Estoy preparando una nota sobre cine ruso actual -si tenés alguna para recomendarme te ruego me avises- y me puse al día con esta rareza. Me gustó mucho, sobre todo por la lucidez con la que sugiere varias formas de fascismo contrapuestas; por un lado la creencia en la superioridad por parte de los niños con respecto al resto de los mortales y por otro el miedo a la diferencia y la subsiguiente reacción violenta y militar por parte de algunos humanos.
    En fin, Tarkovsky redoblado, y con momentos realmente desasosegantes.

    Te agradezco otra vez. siempre pendiente de tus reseñas. D.

    Me gusta

  9. Diego, vi hace poco (pendiente la reseña, el tiempo, que no hay) una adaptación de La Metamorfosis, de Fokin, sobre el texto de Kafka, mucho más experimental que esta y con abundante juego onírico: una rareza que hace bastante honor a la procedencia del guión, no es demasiado difícil encontrar subtítulos, además. El título original Prevrashchenie, es de 2002, pero la encontrarás más fácilmente con el aka inglés (Metamorphosis).
    Además de lo reseñado, no he visto mucho más de cine ruso actual, bueno, El Traje, en una línea totalmente distinta, comedia con tintes sociales, entretenida también. El director, apunta nombrecito (te lo he buscado, que conste, que cualquiera lo conserva en la memoria!!): Khudojnazarov. Y puestos a recomendar, una joyita clásica, Aelita (Protazanov), de los años 20: ciencia ficción en pleno apogeo soviético, un imperdible!

    Pendiente quedo de esa reseña que preparas, para ir tomando nota de títulos que seguro no conozco. Un saludo 😉

    Me gusta

Aquí puedes dejar tus comentarios y aportaciones... Siempre serán bienvenidos nuevos puntos de vista.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s