La Isla de las Flores, de Jorge Furtado

Este interesante cortometraje, que seguramente muchos conoceréis,  fue dirigido y escrito por el brasileño Jorge Furtado en 1989, pero a pesar de haber sido creado hace 20 años encaja perfectamente en la realidad actual. Mezcla de documental, comedia y ensayo poético-político, sigue la pista de un tomate desde el cultivo, pasando por su venta y transformación, hasta su llegada a la Isla de las Flores, todo mediante secuencias y animaciones hechas en clave de humor para mostrarnos de modo sencillo los mecanismos de la globalización. Ingeniosa parodia dirigida a extraterrestres como medio que ayude a comprender algo de nuestra civilización, y que alberga un mensaje tan contundente como vigente.

ILHA DAS FLORES
35 mm, 12 min, Brasil, 1989.
Dirección: Jorge Furtado
Producción Ejecutiva: Mónica Schmiedt, Giba Assis Brasil e Nora Goulart
Guión: Jorge Furtado
Dirección de Fotografía: Roberto Henkin e Sérgio Amon
Dirección de Arte: Fiapo Barth Música: Geraldo Flach
Dirección de Producción: Nora Goulart
Montaje: Giba Assis Brasil
Asistente de Dirección: Ana Luiza Azevedo
Uma Producción de la Casa de Cinema PoA
Elenco Principal: Paulo José (Narración) Ciça Reckziegel (Dona Anete)

Anuncios

Copy Shop, de Virgil Widrich

copyshop
Copy Shop es un cortometraje de poco más de 11 minutos del artista vienés Vigil Widrich que le valió la niminación al Oscar en 2002 y con el que se dio a conocer internacionalmente tras la buena acogida por la crítica. Cuenta la historia de un hombre empleado en una tienda de reprografía que, accidentalmente, hace un día una copia de su propia mano. Un simple error que conduce a que la fotocopiadora cobre vida propia y comience a crear de forma descontrolada copias de su propia persona, generando un caos a menudo divertido pero con implicaciones más profundas.

Además de una historia ingeniosa, el cortometraje posee unos increíbles efectos visuales logrados con un trabajo minucioso que duró 8 meses. Fueron 18.000 fotogramas rodados en video digital que posteriormente fotocopió, manipuló para crear los efectos visuales y volvió a filmar uno a uno con una cámara de 35 mm. Un trabajo experimental, de chinos, pero con un resultado excelente.

La Jetée

“Esta es la historia de un hombre, marcado por una imagen de su niñez. La intensa escena que le pereturba, y cuyo significado comprendería sólo años más tarde, tuvo lugar en el embarcadero principal de Orly, el aeropuerto de París… poco antes del estallido de la III Guerra Mundial.”

Así comienza esta película experimental que juega con los conceptos de tiempo, imágen y recuerdo, narrada como una historia circular que empieza y termina en el mismo escenario (el aeropuero parisino).

Chris Marker crea una fantasía futurista a partir de una sucesión de imágenes en movimiento de secuencias fotográficas fijas. Francia tras una guerra nuclear, un reducido número de supervivientes habitan en el subsuelo, experimentos científicos han enviado a otros a viajes temporales al pasado cuyas mentes enloquecen a causa de la convergencia en el tiempo… Sin embargo, un hombre es seleccionado por tener una fijación concreta de su pasado. La voz en off narra las vivencias del protagonista. A pesar de la temática, la película es más poética que científica, mostrando los recuerdos capturados en la memoria, los rostros, los lugares cotidianos… los objetos que escapan a la conciencia: el Sol, el aire, la luz, el agua… y, como no, la mujer de sus sueños.

Pieza imprescindible y clave del cine moderno por su peculiar tratamiento de la imágen y la exploración de un nuevo concepto de película cinematográfica, a modo de collage (la única secuencia en movimiento es la de una mujer que mueve los párpados..), que lo situó a la vanguardia de su época y sirvió de inspiración para autores posteriores (“Doce monos” -Terrry Guilliam-)

Food

Con un guión original que data de 1970, esta espectacular pieza está dividida en Desayuno, Almuerzo y Cena, estructura que le permite graficar tres niveles de narrativa y significación. Desde el fast food a la cena de lujo -que contados checos podían permitirse-, todos los personajes sienten Hambre y ninguno puede ocultar el hecho de que comer dentro del “sistema” implica alguna forma de antropofagia.A Jan Svankmajer le gusta experimentar.
Sus películas animadas le sirven como un terreno no explorado, que le invita a descubrir algo nuevo y a realizar lo no realizado. El material fílmico le posibilita experimentar a numerosos niveles, basándose en la combinación de la animación, de los trucos y de los artistas. Mezcla el humor y la sátira con el misterio y el espanto.
La imaginación de Jan Svankmajer parece no tener límites. En sus películas nada es imposible. Los cajones devoran a seres humanos y los ojos deambulan por las calles. Objetos de uso cotidiano como el tenedor o la silla adquieren vida y se transforman en sujetos activos que alternan la interpretación de un personaje muchas veces ausente.
Breakfast


Meshes of the afternoon

Meshes of the afternoon
de Maya Deren, 1943
Considerada por muchos como la mejor y más conocida cineasta independiente experimental, Maya Deren marca el nacimiento de una vanguardia americana al presentar en 1943 “Meshes of the Afternoon”, el más conocido de sus metrajes y que hábilmente se introduce en la mente humana al poner al descubierto el inconsciente del personaje y el autor, los cuales son la misma persona.Su trabajo ha sido definido como poemas visuales o sueños convertidos en filmes. El uso de la cámara lenta, paneos de sutil movimiento y continuos planos subjetivos hacen de las películas de Maya Deren un ensayo sobre el tiempo y el espacio, propio de un sueño que pone al descubierto los sentimientos, ansiedades y emociones que dan forman a la experiencia personal de la autora.
Se trata de un cortometraje claramente freudiano y esencialmente surrealista, en el que se percibe la influencia de cineastas como Buñuel u otros vanguardistas franceses anteriores como Jean Cocteau. De origen ruso, su verdadero nombre fue Eleanora Derenkowsky y nació en Kiev durante la revolución rusa. Su padre era psiquiatra y trotskista, su familia tuvo que emigrar a Estados Unidos en 1922. Sus estudios los realizó en Suiza y en Nueva York donde estudió periodismo. Como periodista se desarrolló en el terreno de la poesía, la danza y la antropología.